Factor Masculino Infertilidad Noticias

Tu humo o mi esperma

Una futura madre va al ginecólogo. Entra en la consulta y el doctor, nada más terminar el examen, se enciende un cigarro. Esa escena, extraída de la serie Mad Men, era normal hace algunas décadas, cuando el tabaco venía asociado a un cierto estatus social y no se conocían los efectos adversos que provocaba en la salud. Ahora, cuando una mujer embarazada llega a una reunión de amigos, los fumadores, rápidamente, se retiran para no ahumarla. Con los hombres no ocurre lo mismo. Cuando un hombre, que quiere tener hijos, entra en un salón lleno de fumadores nadie le presta atención; la charla, interrumpida por las caladas, continúa. A nadie le preocupa cómo el humo altera a sus espermatozoides. La revista científica estadounidense PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) acaba de publicar un estudio que realaciona la baja calidad del esperma con la exposición al humo de otras personas. Si bien es repetido por todos los especialistas que fumar afecta a la calidad del esperma; aspirar el humo exhalado por otros, también.


Los investigadores escogieron a un grupo de ratones sanos a los que expusieron al humo de varios cigarrillos diarios. Tras dos semanas de ahumado, los científicos tomaron muestras de los roedores y analizaron su esperma: había mutado. Las pruebas evidenciaron que el semen de los ratones había sufrido varias mutaciones en la denominada línea germinal; es decir, en los genes que afectan a la formación de los gametos.

Al sufrir variaciones en su estructura, a los espermatozoides les cuesta más fecundar al óvulo y, cuando lo consiguen, los cambios genéticos sufridos por los gametos, se transmiten a los hijos. Esas alteraciones pueden traducirse en problemas de fertilidad o en otras afecciones a la salud.

A las fumadoras pasivas también les altera el humo; concretamente genera complicaciones en la formación de los folículos, donde luego se desarrollarán los ovocitos y, por lo tanto, provoca dificultades para quedarse embarazada. Una vez embarazadas, es vox populi que se deben proteger de la nicotina dejando de fumar y de estar rodeadas de fumadores. De lo contrario, pueden aumentar en un 25 por ciento las posibilidades de que el bebé nazca con malformaciones.

pide cita en ProcreaTec

Por otro lado, los niños que crecen en ambientes cargados de tabaco presentan una mayor incidencia de afecciones respiratorias así como de otitis. En España se prohibió, tras una agria reacción social de ciertos sectores, fumar en lugares públicos como bares, discotecas o parques infantiles a principios de este año. De esta manera, las familias o las personas que deseen tener hijos lo tienen más fácil para no estar expuestos al tabaco.

Volviendo a Mad Men, los que sean ex fumadores, además, deberán evitarla. Los protagonistas, hombres y mujeres, no dejan de fumar en ningún momento. Eran otros tiempos en los que el pitillo aportaba estilo y glamour. Las evidencias negativas del tabaco llegaron algunos años después y no hacen más que extenderse. El reciente descubrimiento, que incluye afecciones al hombre y a su esperma, deja al tabaco como un enemigo integral de la fertilidad.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This