Clínica de Reproducción Asistida

Las primeras visitas a una clínica de fertilidad aumentan en enero

Las primeras visitas a una clínica de fertilidad aumentan en enero

Las primeras visitas a una clínica de fertilidad aumentan de forma considerable en el mes de enero. Muchas personas se toman al pie de la letra el refrán de ‘Año Nuevo, vida nueva’ y consultan con un experto en reproducción asistida al término de las vacaciones de Navidad. Afrontar un tratamiento después de un tiempo de relajación puede ser muy positivo ya que la mayoría de las personas con problemas de infertilidad son conscientes de que pueden generar cierto estrés. Por ello, mucha gente se decide tras unos días de descanso.

La búsqueda de un hijo es todo un proyecto de vida y muchos pacientes dan el paso definitivo hacia su sueño con el inicio del nuevo año. Así, las peticiones de primera consulta suben en enero con respecto al mes de diciembre, según datos de ProcreaTec, analizados con motivo del décimo aniversario de la clínica.

¿Qué esperar de una primera visita?

Las personas que acudan por primera vez a ProcreaTec pueden tener muchas dudas sobre qué esperar de una primera visita. En nuestra clínica, serán recibidos por un ginecólogo especialista en reproducción asistida, que será quien dará toda la información de los protocolos a seguir en cada caso concreto. En primer lugar, se hace un cuestionario a la persona o pareja para saber cuánto tiempo llevan buscando el embarazo, si han sufrido una o más pérdidas, si han realizado algún otro tratamiento de reproducción asistida, o conocer los hábitos de estilo de vida, etc.

pide cita en ProcreaTec

Si los pacientes aporten alguna prueba específica, se valora en esta primera visita. Si no, el ginecólogo pautará un estudio de fertilidad que incluye un seminograma para el hombre y una ecografía para la mujer. Además de diversas analíticas para ambos en las que se estudian la serología (ETS: VIH, sífilis o hepatitis B), las hormonas y los cariotipos (analítica genética que puede revelar anomalías cromosómicas explicando la esterilidad o infertilidad. También es posible que se paute un análisis de hormona antimulleriana (AMH) para conocer la reserva ovárica de la mujer.

Histerosalpingografía e histeroscopia

Otros exámenes que se suelen realizar son la histerosalpingografía y la histeroscopia. La primera es una prueba radiológica en la que se emplea un contraste inyectando a través del cuello del útero y que nos permite valorar la cavidad del útero y la permeabilidad de las trompas. Es muy importante hacerla antes de la inseminación artificial, en cambio para FIV no es necesaria. Mientras que la histeroscopia es un examen endoscópico durante el cual se introduce un tubo óptico a través del cuello uterino para visualizar la cavidad uterina. Permite diagnosticar posibles alteraciones dentro del útero y en algunos casos explicar por qué no se implantan los embriones o la causa de los abortos de repetición.

En función de los resultados de este estudio de fertilidad, se decidirá hacer más pruebas en los casos más complejos o iniciar un tratamiento de inseminación artificial, fecundación in vitro, fiv con ovodonación o método ropa en el caso de parejas de lesbianas.

Compromiso con nuestros pacientes

En nuestros diez años de existencia, hemos recibido a más de 10.000 pacientes. Y en total, son ya 2.373 el número de recién nacidos vivos como resultado de tratamientos de fertilidad realizados en el centro. Unos números que nos permiten ofrecer a nuestros nuevos pacientes un compromiso en la atención médica de cara a iniciar un tratamiento de reproducción asistida.

 

 

 

 

 

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This