Fertilidad Infertilidad

Preservar la fertilidad

Un grupo de expertos en reproducción asistida aconsejaron el Día Mundial contra el Cáncer, celebrado el pasado lunes, la congelación previa de óvulos y semen para preservar la fertilidad antes de un tratamiento oncológico.  “La radioterapia y quimioterapia afectan a la calidad de los óvulos y espermatozoides y por ello es importante su congelación antes de iniciar el tratamiento para utilizarlos posteriormente para lograr un embarazo”, explica Lourdes López, doctora de ProcreaTec. Las técnicas de fertilidad pueden ser muy útiles para pacientes con cáncer siempre que haya una comunicación fluida entre el oncólogo, los pacientes y los centros de reproducción ya que, en función de la celeridad con la que se actúe, las probabilidades de éxito serán mayores. Desde el colectivo de médicos y biólogos que trabajan en fertilidad se están realizando iniciativas para que los oncólogos se conciencien que las terapias contra el cáncer son muy agresivas. El objetivo es curar al paciente intentando afectarle lo más mínimo en su vida futura.

Debido a los avances médicos, cada vez son más las personas diagnosticadas de cáncer que se curan. Tras la curación, en ocasiones llega una fatal noticia: el tratamiento ha afectado a la fertilidad. La quimioterapia y radioterapia pueden afectar en mayor o menor grado la capacidad de concebir en hombres y mujeres. Desde varios foros médicos, los especialistas de ginecología insisten en la obligación moral de los oncólogos de informar a las personas jóvenes (en edad fértil) con cáncer sobre las posibilidades que tienen para preservar su fertilidad y ser padres en el futuro, antes de aplicarles un tratamiento.

Los médicos alertan del desconocimiento de muchas personas sobre los efectos de los tratamientos contra el cáncer. Solo descubren que pueden afectar a la fertilidad cuando es demasiado tarde. Hay técnicas como la vitrificación que permiten tener hijos una vez superado el cáncer, empleando embriones concebidos con sus propios óvulos y espermatozoides así como conservar óvulos para fertilizarlos a posteriori.

pide cita en ProcreaTec

Los embriones y los óvulos están compuestos en un 80 por ciento de agua. El 20 por ciento restante del volumen corresponde a moléculas”, explica Nagore Uriarte, bióloga de ProcreaTec. Durante el proceso de vitrificación, el volumen de estas células es sustituído por crioprotectores y se sumergen en nitrógeno líquido, a -196 ºC.

Como existen este tipo de técnicas, el colectivo de médicos dedicados a la fertilidad considera que es una obligación informar a los pacientes de los efectos secundarios de los tratamiento (esterilidad y subfertilidad ovárica) así como de los procedimientos que se pueden realizar para preservar la fertilidad.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This