Fertilidad Infertilidad Reproducción Asistida

Papá nuez

Érase una vez una pareja que no podía tener hijos. Tras mucho tiempo intentándolo, la mujer oyó hablar de una vieja señora que decían resolvía los problemas de la gente. Una tarde acudió a verla a su cabaña en el bosque. La vieja escuchó a la desesperada mujer y le dijo que le ayudaría a cambio de que una vez se hubiera quedado embarazada, la visitara una vez a la semana. La vieja vivía en una preciosa casa en el bosque pero muy aislada del pueblo. La mujer accedió y la vieja le dio una bolsa llena de frutos secos. “Cada mañana y cada tarde dale un puñado de estas nueces a tu marido. Antes de tres meses te habrás quedado embarazada”, dijo la vieja. La mujer le contó al marido la conversación que había tenido con la vieja y comenzó a tomar las nueces cada mañana. Poco después, estaban esperando un hijo.

Este pequeño cuento se basa en el reciente descubrimiento de que comer alrededor de dos puñados de nueces al día mejora la salud del esperma de los hombres jóvenes, según un estudio en la revista estadounidense Biología de la Reproducción. La forma de los espermatozoides, su movimiento y su vitalidad mejora en aquellos hombres que incluyen nueces en su dieta durante 12 semanas.

La base de esta mejora son los ácidos grasos presentes en estos frutos secos que favorecen el desarrollo del esperma. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta un 15% de las parejas en todo el mundo son infértiles y, entre ellas, un 40% de los casos se deben al factor masculino.”Existe una creciente evidencia que demuestra que los aspectos de la dieta de un hombre pueden afectar la cantidad y la calidad de los espermatozoides producidos por los testículos”, explica Muriel Cuadros, bióloga de la clínica de reproducción asistida ProcreaTec.

El estudio incluyó a 117 hombres de entre 21 y 35 años, que fueron divididos en dos grupos. Un grupo añadió 75 gramos de nueces a su dieta diaria mientras que el otro siguió su dieta habitual, pero evitó comer frutos secos. Ambos grupos comieron una típica dieta occidental. “Hemos encontrado una mejora significativa en los parámetros del esperma entre los hombres que consumieron nueces”, explican en sus conclusiones los autores del estudio de la Escuela de Salud Pública Wendie Robbins Fielding, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Por otra parte, los hombres que no comieron frutos secos no vieron ningún cambio en su calidad espermática.

“Los resultados del estudio muestran una mejoría pequeña pero estadísticamente significativa en la salud del esperma”, añade Allan Pacey, profesor de andrología de la Universidad de Sheffield. Gracias al consumo de nueces, la calidad de la esperma mejoró en términos de concentración, vitalidad, movimiento, forma y anormalidades cromosómicas.

“Para comprobar la eficiencia de la nuez, se debería producir un extracto de nuez y un placebo y repetir el experimento” matiza Catalina Carpenter del Centro de Nutrición Humana de la UCLA y también autora del estudio. “Los resultados del estudio muestran una mejoría pequeña pero estadísticamente significativa en la salud del esperma. La base de esta mejora es que las nueces constituyen una fuente particularmente rica de ácido alfa-linolénico así como de ácidos grasos omega-3 que, se sospecha, pueden haber sido responsables de las mejoras que hemos observado”, añade Carpenter.

Los investigadores plantean que el siguiente paso es trabajar con las parejas que asisten a clínicas de infertilidad para determinar si el hecho de que los hombres con baja calidad de semen consuman más nueces podría generar mejores resultados para concebir. Se cree que la infertilidad masculina puede ser el resultado de una escasa producción de espermatozoides o de que estos tengan una pobre capacidad de movimiento.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This