Factor Femenino Fertilidad Infertilidad

Nanopartículas por la fertilidad

Utilizando nanopartículas como caballos de Troya, un grupo de científicos ha diseñado y probado en laboratorio, una nueva manera de luchar contra el cáncer: un medicamento basado en el arsénico que ataca a las células cancerígenas sin afectar a los ovarios como hace la quimioterapia. Este nuevo método ayudará a proteger la fertilidad de las mujeres sometidas a tratamiento contra el cáncer.

“Nuestro objetivo general es crear fármacos inteligentes que sean capaces de combatir el cáncer sin causar esterilidad, sobre todo en mujeres jóvenes”, aclaraba en un comunicado Teresa Woodruff, una de las investigadoras y jefa de preservación de la fertilidad en la Universidad Northwestern de la Escuela de medicina Feinberg de Chicago. El medicamento actúa como un caballo de Troya y se basa en la creación de un nanobin, una cápsula de grasa que lleva cristales de arsénico para que luchen contra el cáncer de manera localizada.

El cuerpo considera al nanobin como un liposoma cuando en realidad contiene medio millón de moléculas del medicamento contra el cáncer. “Hay que atacar al tumor con una dosis significativa de arsénico a la vez que se evita la exposición de otros órganos del paciente al mismo”, explica Thomas O´Halloran, otro de los investigadores.

Los liposomas son cien veces más pequeños que una célula humana media y se deslizan fácilmente a través de los orificios de los vasos sanguíneos que usa el tumor para crecer. Por otro lado como el tejido tumoral es ligeramente más ácido que el tejido sano, los investigadores dotaron a la nanopartícula de instrucciones para liberar su carga en medio ácido, evitando la exposición de los tejidos sanos.

Usando el ensayo de toxicidad nuevo, el equipo fue capaz de demostrar que nanobin es efectivo en su lucha contra las células tumorales evitando el daño en tejido ovárico, los óvulos o los folículos. La base de esto es que la toxicidad del arsénico se reduce: al estar encapsulado no es bioactivo hasta que se libera en medio del tumor. Además, en las pruebas realizadas en pacientes con linfoma, el medicamento se mostró más efectivo que los medicamentos tradicionales.

Los investigadores testaron el fármaco en paciente con linfoma porque se trata de una enfermedad con alta prevalencia en pacientes de edad reproductiva. Como el trióxido de arsénico ya ha sido probado con éxito en el tratamiento de leucemia y otros cánceres humanos, el equipo considera que nanobin se podría usar para otro tipo de tumores, includo el de pecho.

La droga fue diseñada para maximizar su efecto a la vez que minimiza su ferocidad contra el cuerpo humano. “Muchos medicamentos contra el cáncer afectan a la fertilidad de ahí que en el nuevo diseño de medicamentos esto sea un reto. Los tratamientos afectan a muchas partes del cuerpo, algunas de ellas se pueden recuperar; la fertilidad, no. De ahí su importancia”, añaden los investigadores.

Para comprobar que el medicamento no afectaba a la fertilidad, el equipo desarrolló folículos in vitro ya que estos son los primeros que sufren cuando se realiza una sesión de quimioterapia. Con la prueba, constataron que la nanopartícula y el arsénico eran mucho menos tóxicos para la fertilidad femenina. Los resultados de esta prueba pueden ayudar a los médicos a evaluar las opciones de tratamiento del cáncer para pacientes que desean preservar su fertilidad. “La prueba aporta una mayor capacidad de reacción: cuando ve que el fármaco afecta a los folículos, se puede cambiar la medicación”, explica Woodruff.

La nanopartícula que actúa como medicamento es el primer medicamento que se va a probar mientras aún se desarrolla gracias al desarrollo de este mecanismo de comprobación de su efectividad y las posibles afecciones que tenga en la salud. Los avances en la terapia contra el cáncer se traducen no solo en mayores tasas de supervivencia sino también en la mejora de la calidad de vida de los pacientes. En el caso de las mujeres que han tenido que someterse a tratamientos anticancerígenos, tras la enfermedad se enfrentan a una pérdida temporal o permanente de la fertilidad. Por ello, los médicos recomiendan que antes de la quimioterapia o la radioterapia, se realice un tratamiento de preservación de la fertilidad. El trabajo sobre este nuevo medicamento y el test de afección a los ovarios se publicó el 20 de marzo en la revista científica PLoS ONE.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This