Factor Masculino Fertilidad Infertilidad Noticias novedades

Menos (espermatozoides) es más

Menos es más. Este canon de la arquitectura moderna, acuñado por Mies van der Rohe, podría aplicarse a las muestras de semen. Es mucho mejor un eyaculado con pocos espermatozoides viables que una sobrecargada de elementos no aptos. Por esto, desde el pasado mes de febrero, la clínica de fertilidad ProcreaTec utilizá la técnica MACS para tratar las muestras de semen de sus pacientes. Esta tecnología, basada en la imnunoselección realizada por la acción de un campo magnético, permite eliminar de la muestra seminal aquellos espermatozoides que presenten en su membrana la proteína Anexina-V. Este componente es un indicador de apoptosis o muerte celular; es decir, los espermatozoides que la posean no son óptimos.

La apoptosis es un fenómeno natural que ocurre en muchos tipos de células, entre ellas los espermatozoides. Cuando una célula detecta anomalías en su estructura o fisiología se reprograma para morir y así ahorrar esfuerzos al organismo. Como este proceso es gradual, los espermatozoides apoptóticos pasan por varias etapas antes de degenerar. Así, a través de un microscopio se pueden ver espermatozoides aparentemente sanos y móviles que, en realidad, ya han entrado en un proceso apoptótico y van a morir de manera irremediable. Como es tan complejo diferenciar estos espermatozoides, no se podían eliminar de la muestra seminal lo que podían generar fallos de fecundación y/o anomalías en el desarrollo embrionario.

Con la tecnología MACS la muestra se purifica. Desecha el esperma no apto lo que aumenta las posibilidades de que un espermatozoide sano fecunde al óvulo. Esta técnica se puede utilizar para cualquier tratamiento de reproducción y con muestras en fresco o congeladas. El único factor limitante es la concentración de espermatozoides en el eyaculado: si es demasiado baja las probabilidades de éxito del MACS disminuyen.

Para aplicar la técnica MACS hay que mezclar el eyaculado con una suspensión llena de partículas metálicas que llevan adheridas a su superficie anticuerpos que reconocen a la molécula Anexina-V. Tras un periodo de incubación, estas partículas quedan fijadas a la membrana de los espermatozoides gracias a los anticuerpos que actúan como detectores. Cuando se aplica el campo magnético, los espermatozoides con las partículas metálicas serán atraídos hacia el imán, mientras que los espermatozoides sanos caerán por la gravedad y se podrán recoger para posteriormente utilizarse en la técnica apropiada.

Esta técnica está indicada principalmente en aquellos pacientes que han realizado varios intentos de gestación sin éxito, con una buena calidad ovocitaria y en donde los embriones se hayan detenido o la calidad transferida no haya sido buena. También para parejas con abortos de repetición, un problema directamente relacionado con la calidad embrionaria. La técnica MACS para espermatozoídes se encuentra en la vanguardia de los avances en fertilidad.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This