Factor Masculino

La tele mata (espermatozoides)

El español medio pasó 246 minutos al día frente a la televisión en 2012. Esta cifra, obtenida de un informe elaborado por la consultora Barlovento con datos de Kantar Media en diciembre, marca un récord histórico en nuestra afición al cátodo. Algunos argumentan que la crisis, por el recorte de gasto en ocio, nos ha llevado a refugiarnos en la tele más de cuatro horas diarias. Un dato que no solo es preocupante por nuestras pobres neuronas sino que también debería preocuparnos por los espermatozoides: un estudio del Harvard School of Public Health ha demostrado que invertir más de 20 horas a la semana frente a la caja tonta, reduce a casi la mitad el número de espermatozoides.

Este descubrimiento, publicado en el último número la revista British Journal of Sports Medicine, se ha realizado durante la elaboración de un estudio que pretendía analizar los riesgos de la vida sedentaria para la fertilidad. Para concluir la relación negativa entre la pachorra y los espermatozoides, escogieron 189 estudiantes de entre 18 y 22 años y les preguntaron por sus hábitos de vida más comunes;  el ejercicio que realizaban, su dieta, el consumo de tabaco, los niveles de estrés y las horas que le dedicaban a ver la televisión.

Aquellos que más tiempo pasaban con el mando en la mano, presentaban un 44% menos de espermatozoides que los que realizaban, al menos, 15 horas de actividad física a la semana, que mostraron un 73% más de gametos. Por actividad física se entiende cualquier actividad moderada e intensa que genere sudor. A pesar de lo mucho que se habla sobre estilos de vida, no se tienen mucho conocimiento en cómo estos pueden afectar a la calidad del semen y a la fertilidad masculina en general. Los autores del estudio señalaron identifican al menos dos factores potencialmente dañinos durante el visionado del prime time. Uno de ellos es la temperatura que puede alcanzar el escroto tras unas prolongadas sesiones de televisión. Otro, el estrés físico que genera el sedentarismo. Los investigadores analizaron  la grasa corporal y descubrieron que no hay mucha diferencia entre un hombre obeso y uno delgado. Si los dos pasan el mismo tiempo al frente del televisor, la calidad del semen disminuye. “Tiene más que ver con estar en forma que gordo o delgado”, concluye una de las investigadoras.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This