Fertilidad Infertilidad Reproducción Asistida

La serotonina: hormona clave en FIV

La serotonina está implicada, de manera estructural, con un aumento del número de abortos tempranos en los procesos de fecundación in vitro (FIV) cuando las mujeres reciben óvulos donados. Según un grupo de investigación, dirigido por el catedrático Armando Reyes del Departamento de Bioquímica, Biología Molecular e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga, esta hormona juega un complejo papel en el endometrio.

Estudios anteriores habían revelado que una variación en la concentración de la serotonina en el endometrio potencia que se produzca un aborto. En base a esas investigaciones, el equipo ha descubierto que la hormona juega un papel importante en los primeros procesos de gestación, cuando se acumulan grandes cantidades de la misma en el embrión. La serotonina es una hormona implicada en el estado de ánimo, el apetito, el sueño o la temperatura corporal. Se trata de una molécula implicada en procesos de comunicación, desde bacterias hasta plantas y seres humanos.

En el proceso de FIV se produce una media de un 8 por ciento de abortos en los primeros estadíos, denominados abortos bioquímicos, que ocurren antes de la formación del saco gestacional. Los investigadores integrantes del grupo de la Universidad de Málaga, realizaron estudios genéticos que incluían una amplia batería de variantes genéticas en mujeres que recibían óvulos donados. Observaron que el 80 por ciento de las mujeres receptoras que presentaron abortos bioquímicos poseían la variante denominada L en el gen transportador de la hormona. Estos resultados indican que aquellas mujeres receptoras de óvulos que presentan esta mutación genética van a tener mayores probabilidades de sufrir un aborto temprano en procesos de FIV, aunque no se sabe su función específica en el endometrio. En consecuencia, se abren nuevas posibilidades para la reducción del número de abortos y una mejora de la calidad asistencial en estos procesos.

Una de las características más importantes de este trabajo es la novedad que supone centrar el foco de estudio en mujeres receptoras de óvulos. A pesar de que el óvulo es externo, se ha demostrado que la genética de la madre tiene mucha importancia en el embarazo. Este nuevo enfoque es una de la razones por las que el trabajo recibió el premio en la XXVII reunión anual de la European Society of Human Reproduction and Embryology (ESHRE), donde participaron más de diez mil investigadores y se presentaron mas de 1.500 trabajos.

Los próximos retos que se propone el grupo son la identificación de la función de la serotonina en la interfase feto-materna (conjunto de tejidos que se forman entre la madre y el feto) así como, profundizar en el estudio de otras variantes genéticas implicadas en el proceso de aborto. En este último punto, ya se ha descubierto que el receptor de serotonina también juega un papel importante. Estos descubrimientos son clave para avances en las técnicas de fertilización y de gran interés para las clínicas de fertilidad.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This