Clínica de Reproducción Asistida Noticias Reproducción Asistida

Es mi hijo y me emociono cada vez que me abraza


baby-17327_640

Queremos compartir con nuestros lectores una carta que nos envía una paciente. El esfuerzo diario de nuestro trabajo siempre merecerá la pena si podemos conseguir que algunas personas obtengan su felicidad. Son estas palabras las que nos hacen querer superarnos y querer seguir día a día intentando mejorar, porqué mensajes como este hacen que todo valga la pena.

“Nadie nos había dicho que el camino para ser padres iba a ser tan difícil y tan largo. Después de algunos años sin lograr quedarme embarazada empezaron las pruebas y las preguntas, no entendíamos por qué no lográbamos ser padres hasta que un día mi ginecólogo me dijo que era hora de ponerme en manos de expertos en fertilidad y me recomendó una clínica, Procreatec.

En la primera cita estábamos muy perdidos pero el trato fue tan humano que supe que allí podrían ayudarme. El primer ciclo que hice de fecundación in vitro me lo tomé con mucha esperanza, pensé que lo conseguiría y no era consciente de los cambios hormonales ni de la ansiedad que me produciría la espera… Los pinchazos, las ecografías, esa llamada de teléfono para saber cuántos óvulos había conseguido, cuantos embriones eran de buena calidad, la prueba de embarazo… Los tres embriones que cuidé durante quince días no se quedaron conmigo, fue una decepción y un mal trago pero en la clínica supieron animarme y aunque nos llevamos un disgusto muy grande enseguida recobramos fuerzas para afrontar un nuevo tratamiento.

pide cita en ProcreaTec

En el segundo ciclo las cosas cambiaron, teníamos mucho más miedo, ya conocíamos el protocolo, los pasos a seguir… la esperanza se había transformado en cautela y cada paso que dábamos era un logro. De nuevo los tres embriones no quisieron quedarse conmigo.

La decepción nos invadía, no podíamos entender por qué no podíamos ser padres, teníamos tanto amor que darle a nuestro futuro hijo… así que decidimos poner los pies sobre la tierra. El anhelo de ser padres era tan fuerte que queríamos luchar y afrontar todas las dificultades. Así que aprovechando el gran equipo humano que tiene la clínica estudiamos todas las posibilidades. La calidad de mis óvulos no era buena así que una de las opciones era la ovodonación. Fue una decisión muy difícil, pero comprendimos que era una opción para poder cumplir nuestros sueños. Las dudas nos invadían, yo le daba vueltas a mi cabeza, me sentía extraña sabiendo que otra persona se estaba pinchando las hormonas y que era ella la que estaba en el quirófano para extraerle los óvulos. Durante esos días me hice muchas preguntas no estaba segura de nada de lo que estábamos haciendo pero las doctoras me trataron tan bien que había momentos en los que se me olvidaba la dura decisión que habíamos tomado.

El día de la transferencia me invadían una mezcla de sentimientos, por un lado la alegría al conocer la noticia que tenía varios embriones de buena calidad pero por otro lado muchas preguntas se amontonaban en mi cabeza, si lograba ser madre no iba a parecerse a mí, alguien podría notarlo…

Cuando la prueba de embarazo dio positiva, la alegría fue tan grande que olvidé todo, por fin lo habíamos conseguido, ¡Estaba embarazada! Cuando escuché el latido de su corazón me emocioné y quedaron atrás todas las dudas que habían invadido mi cabeza durante el tratamiento.

Hoy miro a mi hijo y me veo reflejada en sus ojos, se parece a mí en tantas cosas… tiene mucho carácter como yo, es cabezota como yo, es cariñoso como yo… y cuando se cae y se hace daño me llama a mí y llora en mi regazo porque yo soy su mamá. He albergado esa vida en mi vientre, le he dado mi sangre y le he alimentado durante nueve meses, le he traído a este mundo y le he amamantado. Es mi hijo y me emociono cada vez que me abraza y me dice ¡Te quiero mucho mami!

Quiero agradecerle al equipo de Procreatec que nos hayan ayudado en este largo camino, los tratamientos son difíciles y el trato del personal fue muy importante para poder llevarlo mejor. “

2 comentarios

Clica aquí para publicar un comentario
  • Hermosa tu historia, yo también estoy con dudas terribles, hasta de pensar si no llego a querer al niño, me recomiendas que siga o espere un poco mas a disipar esas dudas?

    • Estimada Ana, hemos intentado que la persona que nos escribió nos pudiera responder a tú pregunta. De todos modos dada nuestra experiencia de muchos años con estos tratamientos, y con las pacientes, gracias a nuestra buena relación con ellas, te podríamos decir que esperes, que tus dudas desaparecerán. Si ya has sido madre sabrás de lo que hablamos, si estás en ello te garantizamos que así será. La fuerza y las ganas que tenéis de ser madres hace que vuestros vínculos se forjen con fuerza, las dudas siempre existirán sean esas u otras ante la gran aventura que supone ser madre. Desde aquí queremos trasmitirte todo lo positivo que nuestra paciente quiso trasmitir en su testimonio.
      Un saludo.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This