Fertilidad Infertilidad Psicología

Cuando tener hijos provoca estrés

Cuando una pareja se enfrenta a la paternidad, en general, les invade la alegría. Una sensación que para el 10 % de las mujeres que se somete a un tratamiento de FIV se torna en depresión. Durante el tratamiento, además, un 22 % de las mujeres se ve afectada por la ansiedad. Esas son las conclusiones del primer estudio realizado en España sobre frecuencia de ansiedad y depresión en mujeres en tratamiento de estimulación ovárica, presentado en el último Congreso de la Sociedad Española de Fertilidad.

El estudio, que ha valorado el estado anímico de 532 mujeres en tratamiento de FIV, es original por el momento del análisis de la paciente: las valoraciones se han realizado antes de realizar la transferencia de embriones. En general, los estudios que miden el impacto psicológico de las técnicas de reproducción asistida se han centrado en otras fases. Por ejemplo, cuando ya se han hecho la transferencia de embriones y se está a la espera de saber si se ha logrado el embarazo.

La psicología forma parte de la reproducción asistida ya que “los niveles de ansiedad y depresión que sufren las pacientes con infertilidad son equiparables a los del paciente oncológico o de dolor crónico”, asegura Isidoro Bruna, director de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Montepríncipe y principal responsable de la investigación.

La infertilidad se lleva aún como un estigma, por lo que las pacientes son muy vulnerables a los comentarios y las opiniones de su familia y de los miembros de su círculo de amigos. Su entorno, teniendo hijos de manera natural, les provoca sentimientos ambiguos: entre la alegría y la rabia por no ser ellos los embarazados. Las mujeres, además, se ven sometidas a un tratamiento hormonal que, en ocasiones, puede influir en la aparición de ansiedad y depresión. Por eso el trabajo invita a pensar en la necesidad de desarrollar nuevas pautas de tratamiento de estimulación ovárica con ciclos de inyecciones más cortos así como intentar disminuir el número de sesiones de control.

Por suerte, estas afecciones psicológicas no aparecen en todas las mujeres que se someten a un tratamiento en una clínica de fertilidad. “Es evidente que cuando una pareja tiene problemas para concebir, se genera una cierta ansiedad. En la mayoría de casos, las parejas pueden lidiar con ello pero si les supera, deben acudir a un especialista que les apoyará”, explica Alfredo García, psicólogo de ProcreaTec. La clínica madrileña cuenta con un gabinete psicológico para los pacientes que lo necesiten.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This