Economía Fertilidad Infertilidad Noticias novedades Reproducción Asistida

El deseo de ser padres contra la economía

La crisis económica no puede con el deseo de tener un bebé. Incluso en aquellos casos en que el embarazo no se produce de forma natural y se tiene que recurrir a técnicas de reproducción asistida lo que, en la mayoría de los casos, implica una fuerte inversión económica. El año pasado ProcreaTec atendió un 47% más de casos de reproducción asistida que en 2010.  Los tratamientos más comunes son la fecundación in vitro (FIV/ICSI) y la fecundación in vitro con donación de ovocitos.  “Las cifras constatan que el anhelo de ser padres está por encima de las circunstancias económicas”, señala Jennifer Rayward, una de las fundadoras de ProcreaTec. “Cuando una pareja quiere tener un hijo, los problemas económicos pasan a ser secundarios, por lo que realizan un gran esfuerzo para conseguirlo”, añade.

Aunque la demanda no suele tener carácter estacional, Félix Rodríguez, biólogo de ProcreaTec, asegura que se da un aumento de las visitas a principios de año y tras la vuelta de las vacaciones. También ha aumentado la demanda de información sobre los tratamientos de fertilidad que ha llegado a ser un 60 por ciento mayor en los primeros meses del año. El año nuevo llega cargado de nuevos propósitos, entre los que figura el de ser madre y/o padre. “Tener un hijo es muy importante para el proyecto vital de muchas personas”, subraya Lourdes López Yáñez, doctora de ProcreaTec, que reconoce que con la crisis  la gente se interesa más por el tema económico. “Pero antes de renunciar a tener un hijo, los futuros padres ahorrarán en otras cosas”, matiza.

El perfil de los que deciden someterse a un tratamiento de fertilidad es cada vez más amplio. La carrera laboral de las mujeres y el retraso en la decisión de quedarse embarazada, además de otros factores, son algunas de las causas que pueden hacer que una pareja tenga dificultades a la hora de conseguir un embarazo natural. Pero cada vez son más las mujeres sin pareja (solteras o divorciadas) y las parejas homosexuales las que acuden a un centro de fertilidad en busca de un bebé.

El precio de un tratamiento en un centro privado como ProcreaTec varía según las técnicas que haya que aplicar. Las relaciones sexuales dirigidas cuesta en torno a los 350 euros; una inseminación artificial, 750 euros y una FIV con recepción de ovocitos donados en torno a los 6.000 euros. Conscientes de la situación económica, ProcreaTec no ha subido los precios en el último año. Además, hace un mes el Sistema Nacional de Salud ha eliminado los tratamientos de fertilidad de su lista de prestaciones a la que solo podían optar parejas menores de 40 años que no necesitasen material genético fuera de la pareja y con una lista de espera de entre 2 y 3 años.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This