Noticias Psicología

Mi jefa es una…

“Ya sabes cómo somos las mujeres entre nosotras en el trabajo”. Esta queja, oída en multitud de ocasiones y con un deje machista, a priori, tiene una base científica. Un estudio de la Universidad de Wellesley, en Estados Unidos, concluye que las mujeres son más competitivas durante su periodo más fértil. En esos momentos, además, generan una cierta animadversión hacia sus compañeras  que se acentúa si estas son más atractivas.

Para determinar esto un grupo de psicólogos propuso a varias  mujeres un juego económico. Entre varias negociaciones con otra mujer, a la que veían a través de una a pantalla, debían acordar repartirse una cantidad de dinero realizando una oferta. Tras la negociación virtual,  la cantidad que quedaba, era la parte que se adjudicaban ellas mismas. Después, las participantes debían puntuar el grado de atractivo de su compañera en una escala de 1 a 10.

pide cita en ProcreaTec

Las mujeres que estaban en el punto más fértil de su ciclo menstrual ofrecían menos dinero a las mujeres que según ellas mismas eran más atractivas, según mostraron los resultados. Concretamente una cifra que oscilaba en torno al 25% menos. Cuando las mujeres no se encontraban en su fase fértil, el efecto era contrario: las más atractivas obtenían ofertas económicas que superaban en un 20% a las que realizaban a sus compañeras más comunes.

Esta reacción se debe a que las mujeres, cuando están en el punto álgido de su periodo, son mucho más competitivas, según concluye el equipo de investigadores. Este fenómeno tiene una base antropológica datada en la Edad de Piedra. Cuando la sociedad humana era cazadora-recolectora, las mujeres debían competir entre ellas para seducir al hombre más fuerte, preparado y, por tanto, con más capacidades para alimentar a la familia.

“La competición por los recursos es importante y subyace sobre el comportamiento mostrado en el estudio”, explica en un artículo la doctora Margery Lucas. En la sociedad moderna, la belleza se puede ver acentuada con la adquisición de productos como ropa, maquillaje o complementos. La finalidad de estos accesorios son resaltar el atractivo por lo que, al ofrecer menos dinero a las mujeres atractivas y guardarse más para ellas mismas, las mujeres fértiles ayudan a resaltar su propia apariencia a la vez que minan las habilidades de sus competidoras. Así, la investigación apuntala la idea de que la competición entre las mujeres se centra en la restricción de recursos que podrían ayudar a sus potenciales rivales.

La doctora recomienda a las mujeres atractivas que antes de tener una charla seria con su jefa valoren si su jefa está en pleno ciclo menstrual así como la indumentaria que llevan para no despertar ese instinto competitivo.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This