Factor Femenino Fertilidad Infertilidad Reproducción Asistida

Cultivo a Blastocisto

Blastocisto es el nombre que damos al embrión transcurridos 5 días tras la fecundación del óvulo por el espermatozoide. En esta etapa, el embrión ha comenzado su proceso de diferenciación celular, pudiéndose observar una masa celular interna, que dará lugar a la formación del feto, y la capa celular que formará la placenta.

La continua mejora de los protocolos de calidad en los laboratorios de embriología ha permitido que en la actualidad cada vez más centros de reproducción asistida incorporen el cultivo a blastocisto a sus prácticas habituales, ofreciendo una nueva alternativa a las parejas que acuden en busca de un hijo.

Para poder realizar una transferencia de blastocistos, los embriones tienen que permanecer en cultivo dentro de un incubador durante al menos 5 días, en lugar de los 2-3 días habituales. Además, los requerimientos nutricionales del embrión son diferentes, por lo que es necesario utilizar medios de cultivo específicos para esta etapa de desarrollo. El procedimiento para realizar esta transferencia es exactamente igual a la realizada cuando el embrión se encuentra en día 2-3.

Entre las ventajas que puede tener el cultivo del embrión a blastocisto, podemos destacar la mayor capacidad de evaluación de la calidad embrionaria por parte de los embriólogos. Al permitir un mayor tiempo de crecimiento en cultivo, podremos evaluar durante más tiempo la capacidad de desarrollo de los embriones. Es importante resaltar que el cultivo a blastocisto no mejora la calidad del embrión, sino que permite una mejor selección embrionaria.

La transferencia de blastocistos permite dar una alternativa a aquellas parejas que no desean tener un embarazo múltiple por recomendación médica o situación familiar, puesto que la mejor selección previa permite la transferencia de un único embrión con mayor probabilidad de éxito. También ayuda en los casos en los que la calidad del espermatozoide no es óptima, puesto que la expresión génica paterna se activa en el terder día de desarrollo embrionario. Otra posible ventaja es la mejora de la receptividad endometrial en el quinto día post-punción ovárica en comparación a realizar la transferencia en día 2-3, además de un mayor potencial implantatorio del propio embrión cuando se ha desarrollado a blastocisto.

Sin embargo, el desarrollo a blastocisto puede no ser siempre la mejor opción. En ciclos con menos de 5 embriones, se corre el riesgo de que ninguno de ellos llegue a blastocisto. Diferentes estudios han observado que el cultivo en laboratorio podría provocar una alteración de la expresión génica normal del embrión, aunque este fenómeno no está aún bien caracterizado. Además, el cultivo a blastocisto es más caro que el cultivo hasta el día 2-3 y se requiere de un buen laboratorio y de personal entrenado para que el procedimiento sea un éxito.

En ProcreaTec realizamos de manera rutinaria el cultivo secuencial a blastocisto desde hace más de 2 años, siendo una herramienta más para todas aquellas personas que puedan beneficiarse de esta técnica con total confianza y profesionalidad.

Félix Rodríguez

Biólogo


Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This