Factor Femenino

¿Cómo conocer la reserva ovárica?

La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tenemos disponibles las mujeres en los ovarios en un determinado momento. Esta reserva es limitada, la tenemos desde el nacimiento y se agota al llegar a la menopausia. Conocer nuestra reserva ovárica es fundamental de cara a buscar el embarazo y sobre todo, en el caso de retrasar la maternidad por cualquier motivo más allá de los 35 años.

Las mujeres nacemos con todos los ovocitos (u óvulos) que vamos a tener. En torno a un millón, pero se van perdiendo de forma paulatina, antes incluso de tener la primera menstruación. Al llegar a la pubertad, contamos con unos 400.000 ovocitos que irán madurando en cada ciclo menstrual. Aunque no todos serán liberados ya que en cada ciclo muchos óvulos se pierden pues solo crece lo suficiente uno.

Para conocer la reserva ovárica de la mujer hay diferentes pruebas diagnósticas. La más sencilla es una ecografía en los primeros días del ciclo (a contar desde que baja la menstruación entre los días 2 y 5) en la que se hace un recuento de folículos antrales. El folículo antral (en reposo) es una pequeña esfera llena de líquido que contiene un óvulo inmaduro. Aunque el recuento folicular varía cada mes, es, junto a la edad de la mujer y la analítica hormonal del tercer día de ciclo, uno de los mejores indicadores de la fertilidad femenina. Un buen recuento de folículos sería tener más de ocho folículos antrales entre los dos ovarios.

Otra de las pruebas clásicas es la analítica del tercer día en la que se miden la concentración de tres hormonas importantes en la fertilidad: la hormona foliculoestimulante o folitropina (FSH), la hormona luteinizante o lutropina (LH) y el E2 (E2). Niveles altos de FSH indican fallo ovárico. De hecho, una mujer en la menopausia tiene niveles de FSH 20 veces superiores a otra con función ovárica normal.

pide cita en ProcreaTec

Hormona antimülleriana

Mientras que en los últimos años, el diagnóstico de la reserva ovárica se afina con la analítica para medir la hormona antimülleriana (AMH), también denominada ‘hormona inhibidora mülleriana’, una sustancia que segregan los folículos ováricos. Su determinación constituye un método novedoso para medir la reserva ovárica que va implantándose en la medicina reproductiva.

La determinación de la AMH presenta varias ventajas en relación con las otras pruebas, ya que puede realizarse cualquier día del ciclo menstrual (no sólo el tercero, como la FSH) y no va acompañada de ecografía (a diferencia del recuento de folículos). Una AMH por debajo de 1 ng/ml implica una baja reserva ovárica con independencia de la edad de la mujer.

Fertilidad femenina y edad

La fertilidad femenina experimenta un brusco descenso a los 35 años, y a partir de ahí, desciende un 15% cada año. Por ello a los 40 años es bastante complicado concebir con sus propios óvulos para la mayoría de las mujeres. Un estudio publicado en la revista Fertility and Sterility, cifra en un 25% las probabilidades de una mujer de 40 años de quedarse embarazada con sus propios óvulos. A los 43 años ese porcentaje disminuye al 10%, y a los 44 hasta el 1,6%. A partir de los 45, es casi imposible quedarse embarazada con sus propios óvulos.

Según una encuesta de Woom Fertility casi el 70% de las españolas en edad fértil desconocen qué es la reserva ovárica y cómo pueden conocerla. Sin embargo, estas pruebas se incluyen en el estudio básico de fertilidad que realizamos en ProcreaTec a las nuevas pacientes. Ahora, te ofrecemos este conjunto de pruebas y analíticas a mitad de precio. ¡No esperes más y reserva tu cita!

 

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This