Varicocele y fertilidad

Puede afectar a la fertilidad, y la cirugía o las técnicas de reproducción pueden ser eficaces en su tratamiento.

varicocele

El varicocele es uno de los problemas del aparato reproductivo masculino más comunes en el mundo. Y aunque casi siempre se diagnostica en edad adulta, la realidad es que se comienza a producir de joven.

El varicocele consiste en la inflamación de las venas en el interior del escroto. Esto se forma cuando las válvulas de dentro de las venas impiden que la sangre circule con normalidad. Esto hace que las venas sufran una dilatación y su correspondiente inflamación. La mayoría de las veces se desarrolla lentamente en hombres entre los 15 y los 25 años. Sus síntomas suele ser, además de la ya nombrada inflamación de las venas, la inflamación del escroto, o la presencia de una pequeña protuberancia en el mismo. Pero muchas veces no se diagnostica por falta de síntomas o señales que indique que existe el problema.

Repercusión en la fertilidad

La inflamación provocada podría hacer que aumente la temperatura y crearía una falta de oxigenación  junto a otros desencadenantes aún por descubrir y que se siguen investigando. Estas alteraciones de temperatura y oxigenación podrían afectar directamente a la parte del testículo encargada de la producción de espermatozoides, disminuyendo su cantidad y calidad, y de esta forma influir en la fertilidad masculina.

¿Cómo detectarlo a tiempo?

ya hemos indicado no siempre presenta síntomas reveladores.

Sin embargo algunos otros síntomas menos relacionados pueden ponernos sobre la pista:

– Una sensación de opresión a nivel testicular aunque sea solo ocasional o ligera molestia.

– Malestar en la zona durante o tras la realización de actividades deportivas.

– Pequeño dolor, a veces transitorio en la zona inguinal, sobre todo al estar de pie.

¿Con un diagnóstico de Varicocele se puede ser padre?

La respuesta es . En función del grado de varicocele podrá influir más o menos en la fertilidad, también dependerá del tiempo que se lleve sufriendo. A través de una pequeña cirugía, en algunas ocasiones pasados unos meses se pueden recuperar valores que permitan una futura paternidad. Y en función de en qué condiciones se encuentre el paciente, realizando un estudio del semen (seminograma) se puede acudir a técnicas de reproducción asistida que ayuden a la pareja a la concepción: inseminación artificial, fecundación mediante ICSI, biopsia testicular, y en casos extremos podrían recurrir a la donación de semen.

Si tiene dudas sobre esta enfermedad masculina o sobre otros factores que puedan influir en la fertilidad masculina les invitamos a escribirnos a info@procreatec.com o a pedir cita (PRIMERA VISITA GRATUITA) en el teléfono 91-458 58 04.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *