Síntomas tras una transferencia embrionaria

Los síntomas tras una transferencia embrionaria, aunque pueden ser muchos, pueden pasar desapercibidos en cualquier otro momento. No obstante, durante la espera del resultado del test de embarazo, el síntoma más insignificante se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para los pacientes.

Dolores de regla tras la FIV y tirantez en los ovarios

Estos síntomas son muy frecuentes, pero no molestos. Se trata de la acción de la progesterona (Utrogestan u otra medicación) sobre el endometrio. Estos síntomas no pueden asociarse a un embarazo o una implantación, ya que es demasiado pronto para sentir algo.

Con los óvulos de progesterona, el endometrio se transforma para acoger el embrión y es esto lo que sentirán.

Sensación de hinchazón

La hinchazón es otro síntoma tras la transferencia. Se trata de la acción de la progesterona en el organismo y no es una señal de embarazo. Durante todo este período, intenta comer de manera saludable para evitar al máximo los inconvenientes.

Sensación de pechos pesados

Con el tratamiento hormonal duplicado con respecto a un ciclo natural, seguramente sentirá el pecho pesado y más dolorido que en el momento previo a la llegada de la regla. Es una reacción normal a los estrógenos y progesterona que forman parte del tratamiento.

Sensación de náuseas y sensibilidad a los olores

De nuevo, un síntoma típico que solo se manifiesta en las semanas 3 y 4 del embarazo. Esto se debe a la acción de las hormonas que agitan vuestro cuerpo y no significa que sea un resultado positivo.

Pequeños sangrados o manchado

Los sangrados pueden deberse a la implantación de los embriones. El embrión cavará su nido en el útero, por lo que puede provocar alguna pérdida de sangre. Esto tampoco quiere decir que, si no ha manchado, no hay implantación. Los sangrados son muy frecuentes y no son un mal augurio. Por el contrario, nos debemos preocupar si el sangrado llega a ser abundante y continuo.

Cansancio tras una FIV

Tras una FIV, podrás sentir un poco de cansancio emocional y físico. De hecho, el estrés del tratamiento puede agotarla y que sienta bajones por la tarde. También podrás tener dificultad en coger el sueño por la noche. Para luchar contra ello, puedes tomar vitaminas para mejorar durante la mañana y tomar infusiones de hierbas antes de ir a dormir.

Ningún síntoma tras la FIV

Puede pasar que no tengas ninguno de los síntomas citados y esto tampoco quiere decir nada. Puedes tener un resultado positivo tras dos semanas sin síntomas. Cada paciente reacciona de una forma distinta a este tratamiento.

Si tenéis algún otro síntoma, no dudes en ponernos un comentario y compartir su experiencia con nuestros lectores.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *