Porque las mujeres debemos de pensar en preservar la fertilidad.

Hoy hablamos de un caso particular pero hoy en día es una situación frecuente en nuestra sociedad. Os contamos una situación vivida y real, pero en la que muchas os veréis reflejadas.

Hace no mucho charlando con una amiga y teniendo en cuenta en el sector en el que trabajo, me comento a sotto voce que estaba pensando en acudir a mi clínica para ser madre. Mi amiga con 34 años es una mujer independiente, con un exitoso trabajo, casa propia, etc. En ese momento ella me decía que en realidad no estaba segura, pues enfrentarse a su desarrollo laboral tal y como se encontraba en esos momentos y compaginarlo en solitario con una maternidad no lo veía del todo claro. Además, me transmitía una duda, que aunque no queramos es la realidad, y es el hecho de que con un hijo ya podría encontrarse problemas en el futuro si lograba encontrar a su deseada media naranja; y es que ella además de ser madre veía también su futuro al lado de alguien con quien compartirlo. Efectivamente las conclusiones a las que ella había llegado era muy válidas. Mis preguntas fueron directas ¿Cómo ves tu futuro? ¿En tu futuro has formado una familia? Ella categóricamente me dijo que si, que al menos ese era su deseo. Por lo tanto, inmediatamente pensé que su solución no debía ser el ser madre inmediatamente si ese no era su deseo, si no que tenía otra opción, preservar su fertilidad. Si bien es cierto que con 34 años no es la edad óptima para este proceso (la edad de óptima fertilidad es entre 20-25 años), aun tenia opciones de no modificar su vida tan drásticamente si ese no era su pensamiento actual. Ella me miró sorprendida, desconocía por completo que existiera esa opción. Le conté que congelando a su edad  (o vitrificacando que es el método que actualmente se utiliza) 12 óvulos su posibilidad de embarazarse en el futuro era del 60% y con 20 óvulos vitrificados la probabilidad era del 80%. No es una garantía pero si una esperanza buena.

preservación de la fertilidad

Este ejemplo que os pongo es real, pero además no me ha pasado tan solo una vez, si no varias.

En otra ocasión pude aconsejar este tratamiento a otra buena amiga, esta vez ella si tenia pareja y estable aunque no formalizada legalmente, que me indicaba que quería ser madre pero que, aunque se lo habían planteado, ella  estaba saliendo como estaba de un trabajo para entrar en otro, y dado que sus últimos dos años habían sido así laboralmente, no veía su vida estabilizada para afrontar tan ambicioso proyecto. Mi respuesta no varió, antes de tomar una decisión obtén toda la información que necesitas, es decir, evalúa en que situación está tu fertilidad, una vez que tengas la respuesta valora tus opciones: apresura a consolidar una familia con esta pareja a través de un hijo, o preserva tu futuro a través de la congelación de óvulos.

Descarga nuestro folleto informativo sobre la Vitrificación de ovocitos

No es necesario precipitarse cuando teniendo la información suficiente podemos tomar decisiones acertadas.

La Dra. Alexandra Izquierdo os explica el proceso en este vídeo

Finalmente, ambas amigas y por diversos motivos han congelado sus óvulos en la clínica. Por unos 2500 euros ambas pueden saber que han actuado con inteligencia, que han elegido la opción que mejor les convenía sin renunciar a nada. Y que pase lo que pase en el futuro su esperanza de ser madres no se ha desvanecido por el paso del tiempo, está esperándolas en nuestro laboratorio.

primera visita gratuita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *