Una de cada cinco parejas necesita donante de semen

1 de cada 5 parejas necesita semen donado

Una de cada cinco parejas infértiles necesita semen de donante, según datos de ProcreaTec, que demuestran que la infertilidad masculina va en aumento. En 2012 el 14% de las parejas que hicieron un tratamiento de fertilidad en nuestra clínica, necesitó esperma donado. Y tan solo cinco años después (2017) ese porcentaje aumentó hasta el 19%.

El factor masculino es el causante de hasta el 35% de los casos de esterilidad primaria y forma parte de otro 30% de los casos de esterilidad de origen mixto (masculino y femenino asociados.

La calidad seminal se ha reducido a la mitad en los últimos 40 años, según un estudio publicado en Human Reproduction Update, que recalca que afecta sobre todo a los europeos, australianos, neozelandeses y norteamericanos. Esta reducción de la calidad espermática ya obligó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a establecer unos nuevos parámetros de fertilidad masculina en 2010.

¿Qué afecta la calidad del semen?

  • La alimentación. Se debe seguir una dieta sana y variada, en la que se incluyan vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos omega 3. Además, hay que evitar la comida basura, que no aporta nada a nuestro organismo.
  • La contaminación. La exposición a la polución atmosférica afecta al tamaño, la morfología de los espermatozoides. Y también reduce su cantidad, según han confirmado diferentes investigaciones científicas.
  • La edad del hombre. A mayor edad del hombre, disminuye en un 20% la tasa de embarazo. Una edad avanzada en el hombre reduce las tasas de embarazo y aumenta el tiempo para conseguir la gestación el riesgo de aborto ya que aumenta el daño del DNA del esperma e influye en la fertilización, la implantación y el desarrollo embrionario.
  • El sobrepeso o la obesidad. Los kilos de más afectan tanto a la fertilidad del hombre como a la de la mujer, según han demostrado diferentes investigaciones científicas.
  • El estrés. Algunos estudios afirman que los varones crónicos infértiles han sido personas que han vivido en estrés durante años.
  • Hábitos tóxicos. El tabaco, el alcohol o las drogas son hábitos nocios que dañan la salud y provocan infertilidad.
  • El sedentarismo. Pasar mucho tiempo sentado aumenta la temperatura testicular y, por tanto, afecta la producción de los espermatozoides.

Factor masculino

El seminograma normal debe tener unos valores dentro de los parámetros establecidos por la OMS en su actualización de 2010, que se han reducido de forma sustancial desde la revisión previa de 1999. Cada uno de los valores es importante, pero los que tienen una mayor relevancia clínica son la concentración de espermatozoides por ml, la movilidad y la morfología.

Para evaluar el factor masculino se realiza una historia clínica detallada, con antecedentes familiares y personales relevantes, como cirugías, infecciones de la infancia, enfermedades que requieran medicación específica. También se tienen en cuenta factores como la alimentación, los tóxicos y la profesión desarrollada.

La prueba más básica para determinar la fertilidad del hombre es el seminograma. Estudian parámetros como el volumen y pH seminal; la morfología, movilidad y concentración de espermatozoides. Se recomienda que el hombre tenga una abstinencia de eyaculación de unos tres días. Pero no debe estar mucho más tiempo sin eyacular porque la muestra también puede salir alterada. Se recomienda no tardar más de una hora desde que se recoge la muestra hasta que se entrega en el laboratorio. Y también hay que evitar las variaciones de temperatura (lo ideal es a la temperatura del cuerpo humano 37º).

En función de los resultados que arroje se realizan pruebas más específicas como el seminograma REM; el estudio del cariotipo del varón; la fragmentación del DNA espermático y el FISH de espermatozoides.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *