Niños nacidos de TRA: ¿Cómo decírselo?

Bebe probeta
Niños nacidos de FIV

Hoy en día se recurre cada vez más a los tratamientos de Reproducción humana asistida y, con frecuencia se tiende a trivializar sobre los mismos. Según datos estadísticos en España un 3% de los nacimientos anuales proceden de inseminación artificial o fecundación in vitro.

La aparición de estos “bebes probeta” plantea el problema de la información sobre el método de concepción. ¿Los padres tienen que revelar a sus hijos cómo han sido concebidos? Y si es así, ¿Cómo y cuándo?

¿TENGO QUE DECIRSELO?

 Los estudios demuestran que no hay esquema tipo en cuanto a la revelación o no de la concepción del hijo. Algunos padres prefieren no decir nada y así mantener y acentuar el amor que sienten por tan deseado hijo. Otros no tendrán ningún problema en decírselo a su hijo y lo harán de manera natural.

 Entre los especialistas existen también opiniones dispares, los que defienden el anonimato, o los que argumentan que existe un derecho a conocer los orígenes genéticos. Sin embargo, muchos psicólogos aconsejan no envolver la vida del niño con ese secreto. Su concepción forma parte de su historia y nadie puede privarlo de la verdad. Cuando haga preguntas sobre su nacimiento, su familia o “cómo se hacen los bebes”, los padres tendrán que aportar respuestas claras,  sin mentir.

Françoise Dolto, desde el punto de vista de la psicoanalítica, piensa que el niño conoce su origen en su inconsciente y que los padres tienen simplemente que explicárselo a su consciente. Toma como ejemplo el de una mujer que sufría abortos repetidamente y que al final seguía el esquema de su madre adoptiva, la cual le había escondido la realidad de sus orígenes. La verdad integrada inconscientemente puede manifestarse en el niño o adulto en forma de síntomas  más o menos graves.

¿CÓMO Y CÚANDO DECIRSELO?

Un estudio de la Universidad de Cambridge ha permitido revelar que la edad del niño tenía un papel primordial en su reacción. Un niño de corta edad casi no presentará reacciones post-traumáticas contrariamente a una revelación en la edad adulta. Más allá de la PMA, se trata de las mismas reacciones que en los niños adoptados. En los adolescentes y adultos, la noticia se traduciría por un sentimiento de traición mientras que los niños más pequeños sólo experimentarían curiosidad e incluso interés por su método de concepción.

 ¿Entonces cómo decírselo? Desafortunadamente, no existen soluciones milagrosas. Cuanto más cómodos se encuentren los padres con la situación mejor se transmitirá el mensaje. Si el tema de la PMA es tabú en la familia, será más difícil para los padres comunicarse con el hijo y explicarle la situación, se recomienda en este caso recurrir a la ayuda profesional.

 Si decide anunciar a su hijo que ha recurrido a la PMA para su concepción, se aconseja no dar demasiados detalles, y explicarlo simplemente con un vocabulario adaptado a su edad. Por ejemplo, es necesario explicarle la noción de esterilidad: el niño tiene que entender que el método natural no funciona siempre y que a veces los médicos pueden ayudar a depositar la semilla en el lugar adecuado. ¡Presentad la PMA como un método de hacer felices a miles de parejas!

El tema es mucho más complejo cuando se trata de una concepción con donación de gametos. La verdad es aquí muy importante ya que el niño llevará una parte del patrimonio genético del o de la donante. Un niño necesita tener acceso a sus  origines para poder construirse, y eso aunque se trate de una donación anónima. Por eso es mejor prepara al niño desde muy temprano  y evitar que se entere de manera violenta (durante una discusión de familia por ejemplo). Algunos psicólogos incluso aconsejan hablar con el niño desde el nacimiento para prepararlo progresivamente.

ME DA MIEDO SU REACCIÓN

 No se preocupe, no todos los niños nacidos por PMA se obsesionan por sus orígenes y se pueden sentir muy orgullosos de haber sido tan deseados por sus padres.

 Es en este punto cuando habrá que insistir ¡sin exagerar! Un niño demasiado deseado podrá preguntarse si realmente está a la altura de las esperanzas de sus padres y podrá sentir una presión constante. Entonces tendrá que enseñarle que lo quiere tal como es y que le encanta su desarrollo personal.

 Si el niño reacciona mal, entonces tendrá que ayudarle a dejar el problema atrás. Le puede ayudar a entender que las raíces y la historia familiar tienen un papel relevante pero que lo más importante es compartir su identidad ahora y en el presente, mucho más que un pasado en el que no tiene influencia.

Si el malestar del niño es demasiado grande, habrá que tratar el tema con un psicólogo, para acompañarle hacia la aceptación de sus origines.

LA FIV A TRAVES DE LOS LIBROS

 Muchos libros os pueden ayudar para explicárselo a los niños:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *