La reserva ovárica de la mujer a partir de los 35 años

La reserva ovárica de la mujer a partir de los 35 años

Cada vez más mujeres deciden ser madre después de los 35 años pero solo un 2% se dirigen a los especialistas para hacer un estudio de su reserva ovárica.

En la actualidad muchas mujeres deciden ser madre a los 35 años o más allá de esta edad. Sin embargo, cuando acuden a un especialista, tras varios intentos fracasados, descubren que su reserva ovárica está a punto de agotarse.

Frente a este problema, los expertos afirman que la mujer debe saber que, si quiere quedarse embarazada, es necesario estudiar su reserva ovárica previamente.

Los expertos definen la reserva ovárica como la cantidad de folículos disponibles en los ovarios de la mujer, y está relacionada con la calidad de los folículos y ovocitos disponibles.

Respecto al pasado, el retraso de la edad materna se ha convertido en un fenómeno muy común.

Según el Misterio de Sanidad, en los últimos años, en España, ha habido un crecimiento exponencial de los nacimientos por fecundación in vitro.

La técnica de vitrificación de ovocitos, es la única que permite a la mujer preservar su fertilidad. Esta técnica ofrece la posibilidad a la mujer, de preservar sus óvulos para que puedan ser fecundados en el futuro.

Esta técnica debe ser realizada, preferentemente antes de los 35 años, para garantizar a la mujer que los óvulos preservados sean de buena calidad y tengan buenas posibilidades de fecundación.

Los expertos aseguran que es importante que la mujer conozca su reserva ovárica, para poder decidir si es conveniente atrasar la maternidad.

Las pruebas que se realizan durante un estudio de la fertilidad son una ecografía y unos análisis hormonales, sobretodo se analiza la hormona predictiva de la reserva ovárica: la hormona antimulleriana.

Durante el tratamiento, se lleva a cabo una “estimulación ovárica” con el fin extraer los óvulos mediante una punción ovárica con sedación. Solamente se podrán vitrificar los óvulos maduros

Según los expertos los óvulos vitrificados que estos mantienen su calidad casi al 99% y el tiempo de conservación es ilimitado.

El coste medio de la intervención es de alrededor de 2.000 euros.

Casos oncológicos y preservación de la fertilidad

La preservación de la fertilidad se recomienda a aquellas mujeres que necesitan tratamiento contra el cáncer, ya que han de someterse a terapias muy agresivas que pueden llevarlas a la infertilidad permanente. El tratamiento ha de ser realizado antes de someterse a los tratamientos de quimioterapia o radioterapia, para poder permitir a estas mujeres ser madres en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *