Factor Femenino Fertilidad Noticias

Hormonas tiroideas y su efecto sobre la fertilidad femenina.

hormonas tiroideasLa glándula tiroides es un órgano situado en la parte anterior del cuello, cuya actividad está regulada por la hipófisis, otra glándula endocrina que se encuentra en el cerebro. Su actividad controla el metabolismo y afecta a funciones críticas del organismo, entre ellas la regularidad de los ciclos menstruales, el embarazo y el metabolismo del bebé durante su desarrollo.

Las hormonas tiroideas, tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) son producidas por la glándula tiroides. Estas hormonas interactúan con las hormonas reproductivas como los estrógenos y la progesterona preservando el funcionamiento regular de los ovarios, y actuando sobre la maduración de los óvulos.

Hipotiroidismo: Cuando la glándula tiroidea produce una cantidad insuficiente de hormonas.

Hipertiroidismo: cuando la glándula tiroidea produce una cantidad excesiva de hormonas.

En ambos casos se produce un desequilibrio metabólico en el que las hormonas reproductivas se ven afectadas, con consecuentes problemas de fertilidad tales como: trastornos de ovulación, periodos irregulares, y problemas para quedar embarazada, o para llevar a término la gestación.

Exceso de hormonas tiroideas: Hipertiroidismo

Si tras realizar un estudio correcto se detecta que la causa de infertilidad está relacionada con un exceso de hormonas tiroideas, el tratamiento más adecuado será lograr un nivel óptimo de TSH (hormona estimulante de la tiroides). Si ya se ha logrado ese nivel óptimo, o siempre estuvo equilibrado pero el problema de infertilidad persiste es aconsejable acudir al endocrino especializado en trastornos reproductivos para regular este desequilibrio.

Nivel de hormonas tiroideas insuficiente: Hipotiroidismo

En el caso de tener niveles escasos de hormonas tiroideas, el nivel de TSH se incrementará para estimular a la glándula tiroidea y así elevar los niveles de hormonas tiroideas. En el 4.6% de los casos de infertilidad femenina se ha podido detectar este nivel elevado de TSH. En estas situaciones puede que el sangrado durante las menstruaciones sea escaso, y existan irregularidades menstruales.

Además estos trastornos afectan durante el embarazo, muchos de los abortos espontáneos son debidos a alteraciones no tratadas de la glándula tiroides.

Diagnóstico y tratamiento

El método más eficaz para una correcta evaluación del funcionamiento de la glándula será realizar un análisis de sangre para medir los niveles hormonales.

Una vez diagnosticado algún tipo de trastorno, el tratamiento podrá variar para adecuarse a la patología detectada. Por ejemplo, se usará la levotiroxina para tratar el hipotiroidismo y se harán mediciones periódicas de los niveles hormonales tiroideos antes y durante el embarazo.

En el caso del hipertiroidismo podrá ser tratado con diferentes medicamentos: antitiroideos, yodo, e incluso llegar a ser necesario intervenir quirúrgicamente.

Para finalizar es esencial remarcar que es posible lograr un embarazo sano siempre que exista un correcto diagnóstico y el tratamiento se realice con los debidos controles. Es además imprescindible continuar el tratamiento siempre que así esté indicado, en ningún caso un tratamiento para regular estas alteraciones será una amenaza para la gestación, más bien todo lo contrario, pues ayuda a una evolución sana y correcta del mismo. 

Añade un comentario

Clica aquí para publicar un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This