¿Qué factores influyen en el éxito de una FIV?

¿Qué factores influyen en el éxito de una FIV?

Los elementos necesarios para quedarse embarazada son: un ovocito, un espermatozoide y un endometrio receptivo en un buen útero. Pero en el proceso de la fecundación, el éxito depende de varios factores:

La calidad ovocitaria:

Tras la punción ovárica, es raro que todos los ovocitos obtenidos sean de buena calidad. Lo normal es encontrar algunos ovocitos maduros, otros no útiles para la fecundación y otros que, aunque hayan madurado, no fecundarán. El factor más determinante en el número de ovocitos de buena calidad es la edad de la paciente y su estilo de vida.

La calidad del esperma:

Es importante saber que, de los millones de espermatozoides que hay en un eyaculado, no todos son de buena calidad. Por medio de un seminograma podemos determinar si la muestra es apta para obtener un resultado óptimo. Un ciclo de FIV es muy efectivo, entre otros, en caso de baja motilidad espermática, ya que el encuentro del óvulo con el espermatozoide es más difícil en un ensayo natural que en una inseminación.

La calidad del embrión:

El embrión se crea cuando el esperma fecunda al ovocito. En el proceso de Fecundación In Vitro, se observa y controla el desarrollo y calidad del embrión durante los 3 a 5 días siguientes. Cuanto mejor sea la calidad del embrión, mejor serán las probabilidades de que se implante. Además, cuanto más se desarrolle el embrión, más información tendremos sobre su calidad. Lo ideal es transferirlo el día 3 ó 5 de desarrollo, de esta manera se seleccionan los mejores embriones para la transferencia, aumentando así las probabilidades de implantación.

La calidad del laboratorio:

Es muy importante elegir un centro con un laboratorio que ofrezca las técnicas más avanzadas. El laboratorio juega un papel crítico en la selección de esperma y la fecundación ya que los embriones se cultivan en una incubadora. Si no se mantiene un control estricto de protocolo en el laboratorio, los embriones pueden sufrir un estrés en su ambiente, lo que puede llevar a que su desarrollo se vea frenado o pare por completo.

La calidad del útero:

El embrión o los embriones obtenidos se transferirán a través de la cavidad uterina, al nivel del endometrio. Una preparación adecuada del endometrio es esencial para que la FIV tenga éxito. Por medio de una ecografía se realiza la evaluación del útero, que debe medir entre 7 y 12mm y presentar un aspecto trilaminar para tener buenas probabilidades de implantación. Además, por medio de un análisis de sangre, se verifica si hay hiperestimulación. Si la hay, la transferencia embrionaria no se podrá realizar en ese ciclo en fresco ya que el endometrio estará dañado.

Incluso reuniendo las condiciones para la fecundación, es posible no haya implantación. En caso de obtener un resultado negativo, sería conveniente realizar exámenes complementarios y evaluar varios aspectos: FISH y la Fragmentación del ADN para examinar el esperma; test de receptividad endometrial (Test ERA) o una histeroscopia para evaluar la cavidad uterina.

La implantación depende de numerosos factores y cada etapa del proceso es decisiva para que el tratamiento se realice con éxito.

Para más información, consulte nuestro protocolo de FIV.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *