Europa envejece, ¿Cómo podemos pararlo?

¿Qué está pasando en Europa?

Actualmente en Europa, según datos recogidos en el pasado 2016, no hay ningún país que pueda asegurar el actual número de población. De todos, Francia es el que más se aproxima junto con Irlanda, los cuales se presentaban a la cabeza de la tasa de fertilidad europea en los años 90.

Para que una población pueda mantener su tasa de fertilidad debe haber dos hijos por mujer. Reino Unido o Suecia están cerca con 1.8 hijos y este valor presenta un ligero aumento con respecto a los años 90. Sin embargo, casi todos los países del Mediterráneo recogen cifras inferiores al 1.5 hijos por mujer. Con esta misma tasa también podremos encontrar algunos países del Este e incluso Alemania.

europa envejece

¿Qué indica tener menos de dos hijos por mujer?

Una población con menos de dos hijos será una población que envejece, esto hará que existan desequilibrios en el gasto sanitario, y afectará al sistema de pensiones. La ausencia de población joven tendrá como consecuencia además en la generación de innovación, de desarrollo científico y también tecnológico. Supuestamente ligada a la democracia existe la capacidad de libre elección, esta libertad se aplica también a la elección de tener o no tener hijos. Pero la realidad no está acorde con esa libertad, en todas las encuestas realizadas el numero deseado de hijos no coincide nunca con el número real de hijos. Esto indica que realmente no hay esa libertad ya que hay limitaciones producidas por decisiones socio-económicas.

¿Dónde está el futuro?

Se ha estudiado que las sociedades con una mayor tasa de fertilidad coinciden con aquellos países donde la tasa de empleo femenino es más alta. Esto sucede porque en dichos países las leyes se han adaptado a esta población y a través de subvenciones, servicios, conciliaciones, etc se logra un mejor equilibrio.

En países como Italia, donde la tasa de empleo femenino es baja viene relacionada a un escaso apoyo del estado a la vida familiar. El coste del hijo es caro, el acceso a servicios complicado, y su tasa de fertilidad disminuye año tras año.

¿Existen herramientas que lo solucionen?

EL gobierno tiene que intentar mejorar asuntos como la igualdad de oportunidades, los permisos de maternidad y paternidad, las coberturas de servicios a la infancia, la inversión social: todos ellos podrían contribuir a una mejora de esta situación. Tampoco hay que olvidar que, desde un punto de vista médico, habría que informar mejor a la población que las expectativas de embarazo no son las mismas cuando una mujer tiene 30 años que 40. Bien es cierto que la gente quiere tener estabilidad antes de traer niños al mundo, hay un gran sector de la población que piensa que se puede esperar hasta los 40 años para empezar a pensar en el embarazo. Sobre todo, hay que crear esperanza a través de la creación de servicios y de una correcta información, en la población joven para que sus perspectivas de vida sean positivas.

Desde centros especializados en fertilidad debemos proyectar opciones a nuestra sociedad para que comiencen a pensar en el futuro. Programas como el nuestro de Preservación de la Fertilidad, ofrece la perspectiva optimista que necesita nuestra población activa y joven. Permitirles acceder a ello junto a otras medidas puede ir poco a poco colocando los cimientos para un mejor futuro en las tasas de fertilidad.

primera visita gratuita

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *