Estudio básico de fertilidad

Estudio básico de fertilidad

La búsqueda del embarazo es un proceso que puede alargarse varios meses en una pareja sana y sin problemas de fertilidad. Sin embargo, si una pareja lleva más de un año teniendo relaciones sexuales con regularidad y sin utilizar métodos anticonceptivos o más de seis meses si la mujer es mayor de 35 años y el positivo no llega, es el momento de hacerse un estudio básico de fertilidad. Comprende una analítica completa, una ecografía y un recuento de folículos antrales para la mujer y una analítica y un seminograma para el hombre.

En el caso de la analítica femenina, lo ideal es hacerlo en el tercer día del ciclo menstrual, es decir, el tercer día desde que baja la regla –sin tener en cuenta los manchados previos-. Esta extracción sanguínea se realiza para conocer el perfil hormonal de la mujer y se analiza la FSH (Hormona Folículo Estimulante), el Estradiol y la LH (hormona luteinizante).

Mientras que, la ecografía vaginal sirve para conocer la forma de la vagina y el útero. También permite al ginecólogo detectar la presencia de quistes, miomas o pólipos que pudieran dificultar o incluso impedir el embarazo.

Recuento folicular

El recuento de folículos antrales se hace a través de una ecografía vaginal y sirve para conocer la reserva ovárica de la mujer, es decir, la cantidad de óvulos que le quedan. La mujer nace con un número determinado de óvulos. Pero a partir de la pubertad, ovula todos los meses y va disminuyendo dicha reserva, hasta que se agota al llegar a la menopausia.

Este recuento folicular debe hacerse mediante una ecografía en los días 2 al 5 del ciclo menstrual. Un folículo antral está lleno de líquido y contiene un óvulo inmaduro. Cada mes, el número de folículos varía. Pero el recuento de folículos, la edad de la mujer y la analítica hormonal del tercer día de ciclo son marcadores que permiten conocer la reserva ovárica. Más de ocho folículos, hacen pensar en una buena reserva y una buena respuesta a la estimulación en el caso de que la mujer se someta a un tratamiento de reproducción asistida.

Calidad del semen

En el caso del hombre, la analítica de sangre se realiza para detectar los niveles de determinadas hormonas (como la testosterona y la prolactina, entre otras) relacionadas con la producción de esperma. También se obtiene la serología: pruebas de VIH, hepatitis B y C y sífilis.

Pero la prueba diagnóstica más importante es el seminograma o espermiograma, un análisis del semen. Lo ideal es analizar al menos dos muestras de semen, obtenidas en momentos distintos, ya que el número de espermatozoides varía.  Para la obtención de la muestra, el hombre debe evitar eyacular los dos o tres días anteriores.

El laboratorio determina la cantidad y el color del semen. Después se analiza en detalle el número de espermatozoides, su morfología y motilidad (movimiento). Las alteraciones en la forma y el movimiento influyen en la fertilidad del hombre porque disminuyen la capacidad del espermatozoide de llegar al útero y fecundarlo.

Durante el mes de enero, Clínica Procreatec ofrece de forma gratuita un estudio básico de fertilidad para todos los nuevos clientes que quieran conocer sus posibilidades de concebir y el tratamiento de reproducción asistida más adecuado para su caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *