El diagnóstico genético preimplantacional: una técnica imprescindible.

No es una técnica nueva, pero si muy perfeccionada, tanto que es la apuesta de futuro de los muchos profesionales de la medicina de la reproducción asistida.

DGP

Desde hace años los médicos especializados en fertilidad saben que numerosas anomalías genéticas y alteraciones cromosómicas son las causantes de muchos casos de fallo de implantación o abortos de repetición.

Hasta la llegada del DGP lo único que podía hacerse en esos casos era cruzar los dedos y esperar que los embriones resultantes tras una fecundación in vitro fuesen viables para la trasferencia y además su fruto fuera un bebe sano.

Hoy en día el DGP es una técnica perfectamente implementada en las mejores clínicas de fertilidad. Con esta técnica se puede estudiar el embrión previamente a ser trasferido al útero materno, y por ende trasferir solo embriones sanos.

El DPG se hace para diagnosticar el embrión para ver si tiene una alteración cromosómica que llevan los padres. Nos permite seleccionar un embrión sano o un embrión no portador de una enfermedad antes de transferirlo al útero. Está indicado en parejas donde hay una enfermedad genética diagnosticada como la enfermedad de Huntington  o la fibrosis quística, y también podría seleccionarse el sexo del bebe, pero hemos de recordar que en España dicha opción es legal solo en el caso que la enfermedad genética se manifiesta en un sexo.

El Screening Genético Preimplantacional investiga el número de cromosomas de cada embrión con el fin de trasferir solo embriones sanos porque es una de las razones de que no implante el embrión o que haya un aborto. El SGP está indicado en:

  • Fallos de implantación
  • Abortos de repetición
  • Paciente para FIV con gametos propios entorno a los 40 años
  • FISH en espermatozoides alterados

Hay que aún tener en cuenta que estas técnicas están elevando potencialmente las tasas de éxito en mujeres con cuadros médicos antes descritos, pero no son garantía para otro tipo de malformaciones u enfermedades cuyo origen no sea genético.

Lo que si queda claro tras los últimos estudios publicados es que:

  • Se reducen las tasas de aborto
  • Aumenta el número de embarazos a término.

Pregúntanos de manera gratuita sobre estas técnicas, seguramente aumentará el precio de tu tratamiento, (en la actualidad un DGP puede rondar los 4000 euros) pero te garantizará la posibilidad de tener un bebe sano, el objetivo entonces habrá merecido la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *