Dime qué te rodea y te diré lo sano que estás

El entorno en el que vivimos nos somete a un estrés continuo. La contaminación, los ruidos, los productos químicos, los estabilizantes alimentarios… Todos estos elementos forman parte de la contaminación ambiental que nos rodea y que puede afectar a nuestra salud. En base a esto, el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) inicia HELIX, un nuevo proyecto europeo de investigación centrado en el exposoma que afecta a madres y niños.

El exposoma hace referencia a la dieta, el estilo de vida, el uso de fármacos, la contaminación, el contacto con productos químicos, las infecciones que sufrimos, el estrés y todos los factores ambientales internos y externos a los que se expone una persona desde que nace. La idea se le ocurrió en 2005 a Christopher P. Wild, epidemiólogo molecular y director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de Estados Unidos.

El proyecto HELIX pretende definir el exposoma para las primeras etapas de la vida. El embarazo y los primeros años de infancia son los períodos de mayor susceptibilidad a sufrir daños debido a la exposición ambiental a tóxicos, que pueden manifestarse a lo largo de la vida. “El establecimiento de una relación clara entre la exposición ambiental durante los primeros años de vida y las enfermedades futuras, puede proporcionar herramientas muy eficaces para la prevención”, explica Martine Vrijheid, coordinadora de HELIX e investigadora del CREAL. La científico considera que actuar durante la fase inicial de la vida puede afectar a la programación biológica del organismo y cambiar el desarrollo del cuerpo hacia a una función normal. “Los resultado de este proyecto nos ayudarán a comprender mejor los factores ambientales y su relación con el desarrollo de enfermedades”, concluye.

Uno de los elementos que permitirá el desarrollo de la investigación, que durará cuatro años y medio, son los smartphones. Equipados con un GPS y con sensores ambientales, los teléfonos inteligentes  monitorizarán a los participantes así como a los riesgos potenciales a los que se exponen: contaminación, radiación ultravioleta, actividad física o el ruido. Por otro lado, mediante marcadores biológficos, se analizarán las comidas, el agua y los productos de consumo de las 1.200 participantes y sus hijos.

En esta investigación, el mayor estudio de investigación hasta la fecha en el área, participan un total de 13 instituciones europeas, incluidas dos PYMES y cuentan con varios estudios internacionales relacionados con el tema. Para desarrollar su trabajo contará con una dotación económica de 8,6 millones de euros de la Comisión Europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>