La calidad de los embriones

Existen diferentes clasificaciones de la calidad de los embriones y están basadas en ciertos parámetros: el número de células del embrión, la división celular o la presencia de fragmentos citoplasmáticos, entre otros. Hoy, la elección del embrión que se va a transferir se basa en criterios puramente estéticos donde los biólogos tienen en cuenta los parámetros anteriormente mencionados.

En España, las clínicas utilizan casi siempre la clasificación establecida por la Asociación para el Estudio de la Biología Reproductiva (ASEBIR), seleccionando los embriones antes de la transferencia de los mismos. Esta clasificación viene definida en estas cuatro categorías:

–      Categoría A: embrión de excelente calidad con una óptima capacidad de implantación.

–       Categoría B: embrión de buena calidad con una elevada capacidad de implantación.

–       Categoría C: embrión de calidad media, con bajas opciones de implantación.

–       Categoría D: embrión de mala calidad con muy pocas garantías de implantación.

 Recordamos que esta clasificación se realiza el día de la transferencia. Los embriones son estudiados a diario y la clasificación vendrá condicionada por el desarrollo en estos días. La evolución del embrión constituye otro criterio que los embriólogos deben tener en cuenta antes de realizar la selección. De forma general, el número de células aumentará las opciones de implantación del embrión -con un máximo de cuatro células en el segundo día o de ocho en el tercero-.

blastocisto

Esta clasificación embrionaria presenta también sus límites al basarse solo en criterios morfológicos. Por ello, los biólogos buscan hoy en día otros detalles para establecer la mejor selección:

–          Aspecto de los ovocitos.

–          Aspecto de los pronúcleos en el momento de la fecundación.

–          Velocidad de la división y segmentación temprana.

–          Capacidad de los embriones para alcanzar el estadio de blastocisto.

–          Diagnóstico genético*.

*El diagnóstico genético es la actualidad el estudio más prometedor. Los investigadores esperan que en los años venideros puedan transferir un embrión que garantice de manera sistemática el embarazo tras realizar un diagnóstico genético detallado.

Mientras se optimizan las opciones de implantación y la calidad de los embriones, existen técnicas de laboratorio que aumentan las garantías, tales como:

–       El cultivo a blastocisto: la transferencia del embrión será al quinto día tras la fecundación. Posibilita seleccionar los embriones más cualificados.

–          El EmbryoScope : permite estudiar los embriones sin necesidad de sacarlos de los medios del incubador donde se está desarrollando. Así, se consigue una mejor información del embrión y su segmentación sin que sufra ningún cambio de entorno en el proceso.

El equipo de ProcreaTec, con el fin de ofrecer a sus pacientes un tratamiento óptimo, está siempre pendiente de los nuevos avances científicos en materia de reproducción asistida. Todas las técnicas punteras serán puestas a disposición de los pacientes para aumentar al máximo las opciones de implantación del embrión. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *