Psicología

Cómo afrontar los tratamientos para evitar el aislamiento social

Compartir con otras personas los problemas de infertilidad ayuda descentralizar el problema y a descargar a la pareja de la responsabilidad de ser el único apoyo para el otro.

Es recomendable que la pareja cuente con un apoyo social adecuado: personas que les quieran, entiendan el problema y respeten sus decisiones. Por lo general suelen ser familiares y amigos íntimos.

aislamiento

Para evitar una presión del propio apoyo social podremos usar una técnica que descargue de tensión a la pareja, indicando a nuestros amigos y familiares que no realicen preguntas acerca del tema sin que la propia pareja haya sacado el tema.

Hay quien tiene una mayor necesidad de hablar sobre los problemas. Habrá que mirar por las necesidades de ambos miembros de la pareja y llegar a acuerdos sobre la información que se va a compartir.

En ambos casos conviene elegir bien. La persona o personas a las que se le haga participe, deberían ser personas que comprendan la situación y en la medida de lo posible nos desahogue hablar con ellos sin que esto suponga una nueva fuente de estrés, ya que hay personas no aptas o preparadas para este tipo de situaciones por la forma en la que tratan el problema o por desconocimiento de cómo tratarlo, en esta situación responder a comentarios insensibles o torpes, se nos puede hacer muy duro.

Al contrario de lo explicado en un artículo anterior, y tomando parte de un articulo ya publicado en este blog (¿Por qué todas mis amigas pueden ser madres  y yo aún no?, 8de Enero 2015), centrarse en llevar una vida equilibrada que mantenga las áreas que la forman fortalecidas (amistades, trabajo, familia, pareja, ocio…) en vez de descuidadas, permitirá que nos podamos apoyar en ellas en los momentos más difíciles ayudándonos a sobrellevarlos, y así reponernos en menos tiempo, siempre entendiendo que las emociones y sentimientos que tenemos son normales aunque desagradables y hay que permitirse vivirlos en una justa medida que cada uno debe aprender a encontrar.

Como es una situación difícil hay que tomar la perspectiva de pensar y hacer aquello que favorezca más a nuestra situación personal y a los tratamientos a medio plazo y no a corto plazo. Lo mejor será crea un equilibrio en nuestras experiencias, en las veces que podemos y debemos acudir a estos encuentros y en las que no.

En aquellas que decidamos acudir debemos sacar lo positivo, como los momentos de humor, recordar historias, intentar ayudar a los demás para no centrarnos solo en nuestro problema. En este sentido también podemos ser nosotros los que promovamos encuentros.  Y si no vamos debemos permitirnos estar mal sin machacarnos, ni culpabilizarnos.

Siempre habrá niveles de amistad y confianza con diferentes personas, poder contar con aquellos que sepamos que se puede confiar nos ayudara mucho a normalizar nuestra situación personal sin tener que poner escusas, y permitir naturalizar la posibilidad de que entiendan y empaticen con nuestra situación.

En el caso en que estas opciones u estrategias posibles pudieran ser insuficientes puede ser muy recomendable y valioso recurrir a la ayuda de un profesional Psicólogo con la formación adecuada.

Anterior artículo: Claves para entender el aislamiento social

Añade un comentario

Clica aquí para publicar un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías

Todos los artículos del blog

Pin It on Pinterest

Shares
Share This