40 años de reproducción asistida

40 años de reproducción asistida

Hoy, 25 de julio de 2018, la británica Louise Brown cumple 40 años. La conocida como primera ‘niña probeta’ se convirtió hace ya cuatro décadas en la primera persona en el mundo nacida por fecundación in vitro (FIV). Su nacimiento, en el Hospital General de Oldham en Manchester, se convirtió en un gran acontecimiento mediático. También abrió un intenso debate científico, y sobre todo, ético.

Los padres de Louise, John y Lesley Brown, llevaban nueve años intentando tener descendencia. Pero un defecto en las trompas de Falopio de la madre hacía imposible el embarazo. Mientras, el ginecólogo Patrick Steptoe y el biólogo reproductivo de Cambridge Robert Edwards llevaban dos décadas investigando sobre infertilidad y cómo conseguir gestaciones en casos, hasta entonces, imposibles.

Steptoe había conseguido extraer óvulos de mujeres fértiles y Edwards los había fertilizado en el laboratorio. Junto a la embrióloga Jean Purdy hicieron múltiples pruebas sin resultado. Hasta que Purdy consiguió un embrión de ocho células que se implantó con éxito en el útero de Lesley Brown y se convirtió en Louise. El profesor Edwards recibió el Nobel de Medicina por su trabajo en el 2010. Sin embargo, Steptoe y Purdy habían muerto hacía ya tiempo y no fueron premiados por la Academia Sueca. Y la embrióloga, nunca tuvo un gran reconocimiento de la comunidad científica.

8 millones de niños

Desde aquel julio de 1978, han nacido en el mundo más de 8 millones de personas por técnicas de reproducción asistida, según un informe de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE). Este estudio se ha realizado a partir de los registros regionales desde 1991 a 2014. La ESHRE estima que más de medio millón de niños nacen cada año por técnicas de reproducción asistida, de un total de dos millones de tratamientos que se realizan anualmente.

Además, este trabajo revela que España se mantiene como el país más activo en materia de reproducción asistida en Europa, con un récord de 119.875 ciclos de tratamiento registrados en 2015, por delante de Rusia, Francia y Alemania. En términos globales, España es el tercer país del mundo en el que más tratamientos se realizan, solo por detrás de Japón y Estados Unidos.

Innovación constante

La reproducción asistida es un campo de la medicina en constante evolución. La investigación es continua y ha permitido conseguir grandes hitos en estas cuatro décadas. En los años 80, la congelación de los embriones sobrantes de un ciclo de FIV supuso un gran paso adelante. Eso permitía no tener que volver a estimular a la paciente tras un ciclo negativo, una hiperestimulación o en el caso de querer tener un segundo hijo. Además, empezaron a usarse métodos poco invasivos para obtener los óvulos. En las primeras FIVS, la punción ovárica se hacía mediante laparoscopia.

Sin embargo, la preservación con la técnica de congelación ofrecía buenos resultados con los espermatozoides porque casi no altera la calidad de los mismos, pero sí puede dañar la estructura celular de óvulos  y embriones. Por ello, este procedimiento no ofrecía las mismas tasas de implantación que los ciclos ‘en fresco’.

Vitrificación vs congelación

Años más tarde, la técnica de vitrificación se ha convertido en la más eficaz para congelar óvulos y embriones. Realiza un enfriamiento ultrarrápido de espermatozoides, óvulos o embriones. Así, evita el daño celular al evitar formaciones de hielo en el agua que contienen las células.

Antes de ser vitrificados, los óvulos y embriones pasan por un medio de cultivo que protege su estructura celular. Después se introducen en las pajuelas de vitrificación, identificadas, y se sumergen en nitrógeno líquido a -196 ºC y se guardan en el banco de óvulos y embriones.

Otras grandes innovaciones de la reproducción asistida son la inyección intracitoplasmática (ICSI), una técnica que surge en 1985, mediante la cual se inyecta directamente un espermatozoide en el óvulo. Con la microinyección espermática se puede tratar el factor masculino de bajo recuento y ausencia en la  producción de espermatozoides en el eyaculado, obteniéndose los espermatozoides del tejido testicular lo que revoluciona todos los tratamientos que existían hasta la fecha del factor masculino. Así, con la ICSI los hombres azoospérmicos también pueden tener hijos sanos. O el diagnóstico genético preimplantacional (DGP), que permite estudiar el ADN de los embriones para transferir al útero materno los que estén genéticamente sanos.

2 comentarios en “40 años de reproducción asistida

  1. Yo tengo a 2 de esos 8 millones de bebés nacidos por técnicas de reproducción asistida, no puedo estar mas agradecida con la vida, con Ingenes y con Dios de abrirme las puertas para tener una familia cuando mi diabetes me había cerrado las esperanzas por 6 años.

    1. Estimada Helena, agradecemos el que leas nuestro blog.
      Queríamos darte nuestra más sincera enhorabuena y desearte lo mejor con tus pequeños.
      Un saludo,
      Procreatec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *